15 DIAS OBSERVANDO

      PRESENTAMOS UNA EXPERIENCIA QUE MUCHOS MAESTROS Y MAESTRAS HABRAN REALIZADO CON SUS ALUMNOS Y ALUMNAS Y POR ESO NO TIENE NADA ESPECIAL MAS QUE QUE ES LA NUESTRA, REALIZADA EN UNAS FECHAS CONCRETAS CON UNAS SEMILLAS CONCRETAS QUE NOS HAN PERMITIDO OBSERVAR,  EJERCITAR LA CAPACIDAD DE ADMIRACIÓN Y LA PACIENCIA Y APRENDER QUE LA NATURALEZA TIENE SUS RITMOS Y QUE HAY QUE RESPETAR EL LENTO CRECIMIENTO DE LA VIDA.

¿Quién no ha puesto lentejas o garbanzos en un algodón húmedo y ha observado lo que pasa? Nosotros lo hicimos hace tres cursos, como en años anteriores. Los niños y niñas expresan lo observado. La observación continuó hasta que las plantas salieron y crecieron, pero ellos solo registraron la experiencia de lo ocurrido en 15 días.

La experiencia es muy sencilla y no aporta novedad. Lo importante para mí es cómo motivar, cómo favorecer la capacidad de observación y de admiración, cómo “entrar en comunión” con la naturaleza, la vida y su ritmo de crecimiento, cómo educar la capacidad de silencio y la interioridad, ayudando a mirar, ver y contemplar. ¡Y los niños son especialmente receptivos y responden! Lo he observado y vivido en muchos momentos, cómo cuando observamos el proceso de los gusanos de seda o escuchamos el silencio, cuando escuchamos a los árboles o cuando pensamos a quién queremos dar gracias hoy por lo recibido desde que nos hemos levantado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA                                                                              

salida 151salida 153 salida 154DSCF0046

DSCF0055DSCF0041

 A veces hemos creído que la evolución de las semillas dependía de nosotros y hemos echado más agua de la cuenta o las hemos “manipulado” . Por eso algunas han acabado pudriéndose.

Otras veces, observábamos queriendo ver resultados rápidos e inmediatos. ¡Todo un aprendizaje!

Diego nos cuenta la experiencia.

El día 21 de septiembre Gabriel, Vanesa, Vega, Miguel y yo pusimos un garbanzo, cuatro lentejas, dos judías blancas y otras dos marrones en un vaso con algodón.
El día 23 de septiembre ya se veía un poco la planta y las raíces. Cada dos días las hemos regado.
El día 2 de octubre ya habían crecido unos centímetros.
El 6 de octubre, ya habían transcurrido los quince días desde que empezamos la experiencia. Ahora  las lentejas miden más de 5 centímetros y las demás semillas crecen muy despacio.

DAMOS GRACIAS

¡SI FUERAMOS CONSCIENTES DE LO QUE CADA RECIBIMOS DE LA NATURALEZA Y DE TODAS LAS PERSONAS QUE LO HACEN POSIBLE! Seguro que crecería nuestra sensiblidad y la valoración de tantas cosas bellas, recibidas como don. Quizá seríamos más respetuosos y respetuosas con el medio ambiente y en nuestras relaciones con  los demás crecería el reconocimiento y la gratitud.

Un día, al entrar en clase, en un rato de “interiorización y silencio” empezamos a pensar en lo que habíamos recibido desde que nos levantamos: agua, casa, alimentos para desayunar…Al ir preguntando cómo tenemos agua, de dónde viene, por dónde llega a nuestras casa, fuimos nombrando a los que lo hacen posible y dándoles gracias. Así seguimos con la casa, los alimentos…

Después, Miguel y Macarena escribieron  un texto: DAMOS GRACIAS… 

Damos gracias a:
Los constructores por construir mi casa, mis padres por amueblarla, al ganadero que le da de comer a las vacas, las ordeña , limpia la leche para que nosotras la tengamos, a los agricultores por cultivar el trigo para que las fábricas elaboren las galletas, a los transportistas por llevar los alimentos hasta el supermercado, a los que extraen el petróleo para que pueda ir en el coche, a los fabricantes de ropa por elaborar las prendas, a los niños por elaborar las zapatillas que me pongo, al jefe de mi madre por darle trabajo, al Ministerio de Educación por darme una escuela y al de Sanidad por tener un centro médico.A mis profesoras por enseñarme tan bien. A los médicos por curarme cuando me encuentro mal. A los clientes que le encargan muebles a mi padre, al pueblo por habernos cuidado tan bien, a mi madre porque trabaja y porque al haber venido a la Torre no se ha cerrado la escuela.

NOTA: ¡OJALÁ NO TENGAMOS QUE DAR GRACIAS A LOS NIÑOS QUE FABRICAN ZAPATILLAS DE DEPORTE, PORQUE SE ACABE LA EXPLOTACIÓN INFANTIL!

 El texto podía ser mucho más largo, pero os dejamos a vosotros que lo continueis. Si no lo hacéis por escrito, nda igual. lo Importante es que vayáis descubriendo  a quién queréis dar gracias y que en vuestro interior hagáis el ejercicio y si se lo expresáis a alguien ¡mucho mejor!