CONOCIENDO LA INDIA

El curso pasado invitamos a Ana Mari Madrigal, una amiga de Vicen que ha estado muchos años en la India, a que viniera y nos contara cosas de ese país y nos hablara de su experiencia. Vino vestida muy elegante, con sari.

Salimos al patio y fuimos entrando a clase como si fuéramos a visitar a Ana Mari a su casa y ella nos recibió con un saludo al estilo indio, marcándonos con “cuncun” en la frente y echándonos flores.

Aprendimos muchas cosas a partir de las preguntas que le hicimos y de lo que ella traía preparado: dónde está situada India, sus religiones, algunos ritos, las castas…Para entenderlas  nos repartió a cada uno un papel en el que ponía los nombres de las diferentes castas y cada uno se “situaba” de acuerdo con lo que le había tocado. Los intocables no podían ni acercarse a beber a una fuente. Los bramanes les rechazaban por ser de la casta más baja. Al que le tocó ser intocable no le gustó nada.¡Y eso que era un juego! Así entendimos un poco cómo se tienen que sentir los que son rechazados por todos.

También nos explicó cómo se saluda en la India y lo practicamos con nuestras madres.

Las preguntas que le hicimos son estas:

¿Cómo era  allí un día en tu vida?

¿Qué hacías en el tiempo libre?  ¿Ibas mucho al cine?

¿Cuáles son los bailes típicos de allí?

¿Cómo era tu casa?

¿Cuál es el medio de transporte habitual?

 

¿En qué lugar vivías?

¿Había muchos coches en la capital?

¿Hay muchas vacas por las calles? ¿Has tocado alguna vaca allí?

¿Vivías con alguien?

¿Qué lengua se habla? ¿Te costó aprenderla?

 

¿Por qué decidiste irte a la India?

¿Allí a qué te dedicabas? ¿Y ahora?

¿Cuántos años tenías cuando fuiste?

¿Cómo te atreviste a ir sola tan lejos?

¿Volverías a ir a la India?

¿Por qué después de tanto tiempo, volviste a España?

 

  A la actividad vinieron nuestras madres, Esther, la profesora de Religión y vecinas del pueblo. Si queréis ver las fotos, id a Galería de imágenes y entrad en : Conociendo la India

Resultó muy interesante y queremos darle las gracias a Ana y decirle que vuelva cuando quiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*