CUENTOS INVENTADOS.La planta mágica.Capítulo II

2. LA PLANTA SE MUERE.

A las cuatro semanas… ¡LA PLANTA SE MURIÓ! Claudia muy triste tenía la esperanza de que volviera a vivir.

Cuando pasaron otras cuatro semanas la planta echó un ramito. Claudia al verla se puso con una sonrisa de oreja a oreja. A partir de ese momento estuvo regándola todos los días para que siguiera creciendo.

Cuando la planta estaba bien alta Claudia la observó un rato, y la planta la habló. Claudia se quedó sorprendida y tenía un poco de miedo, por lo que había visto y oído. La planta le contó que podía hablar además de conceder deseos.

La niña sorprendida le preguntó:

-¿Has concedido muchos deseos?

– Pues… si. A una anciana, a los animales, al verano, también a algunas plantas…

-¡Cuantos deseos! ¿Y te sientes bien concediéndoles tantos?

-Si, porque veo lo satisfechos que se sienten con los deseos que les he concedido.

-Entonces tu vida es maravillosa, dijo Claudia

– No te creas porque también veo como pisan las plantas y a mí no me gusta. Tengo miedo de que me lo hagan a mí y no pueda conceder deseos porque no hacen lo mismo que tú, revivirme.

– A mí también me da pena que pisen a las plantas, porque sois parte de la naturaleza y sin vosotras el campo estaría solitario y nos faltaría oxígeno.

La planta y Claudia al haberse contado sus penas, fueron más amigas desde ese momento.

CONTINUARA…

Vanesa Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*