CUENTOS INVENTADOS: Rufus y el misterio de Frida super multicolor.Capítulo III

 Después de haber caminado un rato, de repente se oyeron unas voces que decían: ¡¡¡A COMER!!!

Los dos sabían que eran sus madres, pero no querían dejar el misterio a medias. Rufus le explicó que tenía que irse a comer porque si no su madre le iba a castigar. Ella también se fue a comer. Mientras se alejaban, Frida le dijo:

– ¡Come rápido!, por favor.

-Comeré como un rayo si hace falta, le contestó.

No había pasado media hora cuando los dos amigos ya estaban juntos otra vez. Frida no se esperaba que fuese a llegar tan pronto, pero así fue mejor porque seguirían antes con el misterio.

Mientras caminaban oyeron un gran grito agudo que decía: ¡¡¡SOCORRO!!!

Rufus dijo:

– Viene del pajar.

Frida angustiada le contestó:

-Pues vamos, date prisa.

Los dos corrieron lo más rápido que pudieron y al llegar descubrieron que Flúor, el chotito que había nacido hacía mes y medio, estaba en peligro. Dos alpacas gigantes le iban a caer encima y no podía moverse porque se había hecho un esguince.

– Yo me quedo aquí, dijo nerviosa Frida.

– Yo iré a avisar a alguien mayor, contestó Rufus.

– ¡Vale, date prisa!

– ¡Correré tan rápido como un tren!

Como Rufus tardaba mucho y las alpacas estaban a punto de caerse, Frida no tuvo otro remedio que entrar en acción y mientras corría como un correcaminos cogió a Flúor y le sacó de allí  inmediatamente.

A poco tiempo de lo que había sucedido, llegó Rufus con Liqui, la vaca con más años de la vaquería. Dijo nerviosa:

-Menos mal que no ha habido heridos.

Contestó Rufus: Si, menos mal.

Liqui llevó a curar a Flúor y los dos amigos siguieron caminando intentando descubrir por qué Frida es super multicolor.

Gabriel Guerra López

CONTINUARÁ….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*