CUENTOS INVENTADOS: Rufus y el misterio de Frida super multicolor.Capítulo III

 Después de haber caminado un rato, de repente se oyeron unas voces que decían: ¡¡¡A COMER!!!

Los dos sabían que eran sus madres, pero no querían dejar el misterio a medias. Rufus le explicó que tenía que irse a comer porque si no su madre le iba a castigar. Ella también se fue a comer. Mientras se alejaban, Frida le dijo:

– ¡Come rápido!, por favor.

-Comeré como un rayo si hace falta, le contestó.

No había pasado media hora cuando los dos amigos ya estaban juntos otra vez. Frida no se esperaba que fuese a llegar tan pronto, pero así fue mejor porque seguirían antes con el misterio.

Mientras caminaban oyeron un gran grito agudo que decía: ¡¡¡SOCORRO!!!

Rufus dijo:

– Viene del pajar.

Frida angustiada le contestó:

-Pues vamos, date prisa.

Los dos corrieron lo más rápido que pudieron y al llegar descubrieron que Flúor, el chotito que había nacido hacía mes y medio, estaba en peligro. Dos alpacas gigantes le iban a caer encima y no podía moverse porque se había hecho un esguince.

– Yo me quedo aquí, dijo nerviosa Frida.

– Yo iré a avisar a alguien mayor, contestó Rufus.

– ¡Vale, date prisa!

– ¡Correré tan rápido como un tren!

Como Rufus tardaba mucho y las alpacas estaban a punto de caerse, Frida no tuvo otro remedio que entrar en acción y mientras corría como un correcaminos cogió a Flúor y le sacó de allí  inmediatamente.

A poco tiempo de lo que había sucedido, llegó Rufus con Liqui, la vaca con más años de la vaquería. Dijo nerviosa:

-Menos mal que no ha habido heridos.

Contestó Rufus: Si, menos mal.

Liqui llevó a curar a Flúor y los dos amigos siguieron caminando intentando descubrir por qué Frida es super multicolor.

Gabriel Guerra López

CONTINUARÁ….

3ª historia de “CONSTRUYENDO HISTORIAS”

Esta es la 3ª vez que participamos en el Proyecto de “Construyendo historias”Cada vez somos más ágiles al organizarnos para hacerla en equipo. A partir de lo que nos llega, leemos juntos lo que “hay construído”y vamos aportando ideas entre todos y escribimos      ¡ sin pasarnos en la extensión del texto! Las instrucciones dicen que debe tener entre 60 y 90 palabras.

Luego, cada uno, hace su dibujo y, de nuevo entre todos, elegimos lo que más nos gusta del dibujo de cada uno. Con esos elementos, hacemos uno sólo y lo coloreamos entre los cinco. A algunos se les da mejor dibujar, a otros colorear, pero el resultado es DE TODO EL GRUPO.

Natalia y Jorge se acercaron al columpio.                                                                                       – ¡Ven! ¿Has cogido tú la varita mágica?                                                                                         – ¿Qué varita? dijo el paraketa.                                                                                                        – ¿No has oído a Elsa que la ha perdido?                                                                                         El paraketa se dio cuenta que tenía el bastón enganchado a  la espalda                                                                                                                               ¡Sí!   ¡Lo tengo enganchado !                                                                                                              – ¡Qué alegría! dijeron todos  y Elsa boquiabierta:                                                                         – Ya he encontrado mi varita!

Dudula pidió ayuda a sus amigos.                                                                                                     – Hagamos una pirámide. Así llegaremos a la espalda del paraketa y cogeremos la varita

Créditos
Autores de este artículo: Gabriel Guerra, Vanesa Hernández, Miguel Moreno  Vega Sánchez y Diego Jiménez,
Aula Unitaria: Infantil, 2º, 4º, 6º de Primaria
Centro: C. R.A. Fuenteadaja
Localidad: La Torre
Provincia: Avila
País: ESPAÑA
Maestra: Vicenta Aceves González
www.desdelatorre.com

 

Seguimos participando en “Construyendo historias”

Seguimos participando en CONSTRUYENDO HISTORIAS. Esta es la segunda historia que hemos hecho. La hemos inventado entre los cinco, aunque venía para el alumno de 6º. Por eso Diego aparece el primero. Tenemos pendiente hacer la de 4º que nos ha llegado hace unos días.Esperamos que nos llegue la de Vega.

Si queréis entrar ….pinchad y lo veréis publicado en el   Proyecto

http://proyectoconstruyendohistorias.blogspot.com/2011/05/el-cofre-de-la-casa-encantada.html

EL COFRE DE LA CASA ENCANTADA

Natalia le dijo a Jorge.

– ¡Vamos al piso de arriba!

– ¿Qué buena idea!, dijo Jorge ¡Vamos a subir!

– ¡No podemos subir, no hay escaleras!

Jorge contestó:

– No te preocupes Natalia, seguiremos buscando.

De pronto…

– ¡Ahh!… ¡Un cofre!, dijo Natalia

Jorge lo abrió y apareció el chocolate.

– ¡Qué festín me voy a dar! dijo emocionado.

Debajo de todo el chocolate había una llave grande, de oro que sonaba al tocarla.

Créditos
Autores de este artículo: Diego Jiménez, Gabriel Guerra, Vanesa Hernández, Miguel Moreno y Vega Sánchez
Aula Unitaria: Infantil, 2º, 4º, 6º de Primaria
Centro: C. R.A. Fuenteadaja
Localidad: La Torre
Provincia: Avila
País: ESPAÑA
Maestra: Vicenta Aceves González

Cuentos de cuando yo era…

El año pasado, Alba, una antigua alumna, nos trajo un libro a la escuela: “Cuentos de cuando yo era” de José Zafra. Yo se lo agradecí, pero lo dejé en la biblioteca porque vi que era para 12 años en adelante. Hace unos días lo descubrí de nuevo. Empecé a leerlo y seleccioné uno de los cuentos para leérselo a mis alumnos. Pensé que podían entender algo y que nos serviría de referencia para inventar otros. Y así lo hicimos.

CUENTO DE CUANDO YO ERA UN LIBRO

Yo era un libro viejo titulado El Rotín. A mí me escribió con tinta un joven de 31 años llamado Milán. Estuve la mayor parte de m i vida en la estantería de una biblioteca con mis amigos. ¡Y cuánto nos reíamos! Llegó un día que fue diferente a los demás. Ese día llegaron muchos niños a buscar cuentos pero a mí no me cogía nadie porque decían que yo era un cuento muy aburrido y viejo. Un niño alto con ojos azules se acercó a mí y me miró, me tocó y decidió llevarme con él a su casa. Yo me sentía feliz. Al final del día 28 de enero, de 1.945, por la noche, el niño empezó a leerme. Mientras me leía yo estaba muy contento porque le gustara. Esa misma noche se leyó casi medio libro. Al día siguiente cuando el niño fue a clase, estuvo hablando a sus compañeros sobre mí, todo el recreo. Y les decía que tenían que leerme porque yo era un libro increíble. Cuando se levantó y salió del colegio me llevó a la biblioteca. Desde que me leyó aquel chico todos los niños me eligen y me tratan con cariño. Y hablan sobre mí la mayoría del tiempo y eso a mí me encanta.

Diego Jiménez de la Parra 6º de Primaria

CUENTO DE CUANDO YO ERA UN PINO

Siempre por las mañanas lo mismo de siempre. Los otros pinos la misma hierba de siempre. Sentía las hojas cariñosas y suaves .

En verano oía los pájaros y los niños jugando a la sombra de otros pinos .Se acercaban para tomarse el bocadillo y yo los sentía al  tumbarse en mis raíces, y me  gustaba mucho y a ellos también .

Miguel Moreno Narrillos 2º de Primaria

CUENTO DE CUANDO YO ERA UN DIBUJO

Todos los niños  y  niñas me coloreaban y me pintaban muy despacito.

Luego un niño me llevó a su casa y enseñó a sus padres cómo lo habían coloreado sus amigos y él.

Al siguiente día, me llevó otra vez a clase y otra niña me llevó a su casa. En su casa, la niña me coloreó mejor y se lo enseñó a su hermano y a sus padres.

Cuando me llevó a clase, los niños jugaron a profesores y  la profesora hizo una fotocopia de mí y volvieron a colorearme mientras jugaban a profesores, porque algunos eran los alumnos.

Yo me sentía muy bien y me gustaba ser un dibujo.

Vega Sánchez Palomo 3º de Infantil

CUENTO DE CUANDO YO ERA UNA CAJA DE PINTURAS

Un día un niño que se llamaba Julián, me cogió para llevarme al colegio para pintar en folios, periódicos, cartulinas…

Cuando se terminaron  las clases nos fuimos Julián, unos amigos suyos y yo a casa a pintar y a jugar.

Cuando estaban jugando me sentía un poco solo, aburrido, y llamé a la goma Francisca y al sacapuntas Alfredo. Cuando vinieron me sentí muy contenta al estar con mis amigos.

Y todos juntos terminamos jugando y pasando una buena tarde

Vanesa Hernández López 4º de Primaria

CUENTO DE CUANDO YO ERA UN PELUCHE

Hace muchos años un hombre me compró en un mercado y me puso de nombre Chelum porque tenía un perro que se llamaba así y se había muerto y le echaba mucho de menos.

Cuando me  cogió dijo: ¡ qué peluche más suave! le cuidaré mucho.

Cuando le oí me puse muy contento.

Rápidamente nos fuimos a casa, porque quería jugar conmigo.

Con mi dueño estaba feliz. Me acariciaba, me abrazaba, me ponía sobre su cama y yo era el peluche que más le gustaba.

Vanesa Hernández 4º Primaria

CUENTO DE CUANDO YO ERA UN ZAPATO VIEJO

Cuando yo era un zapato viejo, en el armario me aburría mucho. No tenía a nadie para jugar. Me pasaba como a cualquier objeto que se olvida con el paso de los años, cuando compran otros modernos y nuevos. Pero un día un  ratón me dijo que por qué no iba a proteger los pies de los niños que jugaban en la calle al pilla, pilla y chapoteaban en los charcos. Me lo pensé un poco, que con lo calentito  y bien que estaba en el armario, irme a mojar en los charcos y a enfriarme en la calle no me apetecía mucho. De repente me acordé de los niños que no tenían zapatos, ¡cuánto me gustaría calentar los pies de uno de esos niños!

De repente me metieron en una caja de cartón. ¡No sé dónde me iban a llevar!

Cuando quise ver estaba en los pies de uno de esos niños sin zapatos que se alegró mucho al  ver sus pies calentitos conmigo.

Gabriel Guerra López 4º de Primaria