Recuerdos de la infancia

Una de las actividades de la Escuela de adult@s ha sido recorda y rescribir algo de la infancia . Una vez escrito en los cuadernos, cada persona compartió su experiencia. No faltaron las risas y los comentarios.

Después había que escribirlo en el ordenador, pero antes era necesario familiarizarse con él: teclado, mayúsculas, “goma”, barra espaciadora… Una vez superadas las primeras sorpresas, resistencias en algún caso ( ¡a mis años no mandes escribir en el ordenador!) y dificultades, empezamos letra a letra a contar nuestras vivencias.

Y al ver escrito el texto personal, también hubo algún comentario:” ¿ Y a mí no me puedes dar esto escrito para que mi familia se crea que yo lo he escrito? ” Así que además de decir que lo van a poder ver en el ordenador, hubo que imprimirlo.

Y estos son los textos.
Mi abuelo me pegó “una tolina” suave porque me reí rezando el Rosario un día de Cuaresma y me fui llorando a casa a decírselo a mis padres y no me lo creyeron porque mis abuelos nunca me pegaron.

                                                           Faustina

Voy a contar una anécdota de cuando iba a la escuela: En el grupo de amigas siempre había rivalidades.
Había compañeras a las que les gustaba mandar y se formaban dos grupos. Un día discutieron, yo fui a separarlas y al cruzarme, una lanzó una piedra y fue a caer en mi cabeza. Cuando llegué a casa y lo conté, un tío, que vivía con nosotros, se enfadó mucho y quiso ir al colegio para que las castigara la maestra, pero no le dejamos.

Sole

Redacción de cuando éramos pequeños y hacíamos trastadas. Cuando íbamos a coger hierbas para los cerdos íbamos a ver cual cogía más. Hacíamos montones para llenar los cestos y nos los quitábamos unas a otras a ver cual llenábamos antes el cesto y luego nos peleábamos.

M ªAngeles

En mi pueblo de pequeña como no había agua en las casas nos juntábamos tres o cuatro amigas para ir a buscar agua a una fuente que estaba a las afueras del pueblo. Solíamos ir juntas pero un día que mis amigas no llegaban yo me fui sola y de regreso me las encontré. Les dio rabia que yo me hubiera ido, me tiraron el agua y me empujaron a una regadera que había allí y me mojaron toda. Luego estuvieron dos tres días sin ir a buscarme porque temían que mi madre las regañara y no les diera el pan con chorizo que siempre que iban mi madre las daba igual que a mi. Después se pasó y seguimos siendo amigas igual que antes.

Lumi

Estábamos jugando un día y pensamos ir a coger almendras a la huerta del señor Valentín. Las cogimos y nos las comimos. Al día siguiente vino el señor Valentín a casa de mis padres donde yo vivía.
Llevaba una bolsa con almendras. Me dijo que saliera mi padre y le dijo: dale estas almendras a Marisol pero que no vuelva a quitármelas. Mi padre cogió un enfado que se me quitaron las ganas de quitar nada.

Marisol

 Cuando yo era pequeña tenía una amiga. Su padre había sembrado sandías y cuando crecieron mi amiga fue a recogerlas. Llenó un cesto bastante grande y las tenía al lado de un pozo. Yo le pedí una muchas veces, pero siempre me decía que no me daba ninguna. Un día quise cogerle una pequeña, tropecé con el cesto se dio la vuelta y cayeron unas cuantas al pozo. Yo salí corriendo y ella quería pegarme. Pasaron unos días y se le pasó el enfado, pero no me dio la sandía .

Filuchi

Cuando yo era pequeña jugábamos a jilache y al escondite. Había una tinada donde se guardaba los carros y los utilizábamos de columpios. Un día yo me caí y me rompí un brazo. Fuimos a casa mis amigas y yo y encima me pegaron.

Ina

2 pensamientos en “Recuerdos de la infancia

  1. ¡Qué chulo!. Nos hemos reído un montón toda la familia. Hacía mucho tiempo que mi marido Fernando no oía hablar del juego del jilache al cual él jugaba mucho de pequeño en su pueblo Baterna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*