UN DIA DE LLUVIA

           Hoy no ha dejado de llover y hemos escrito sobre la lluvia.  

 

UN DÍA LLUVIOSO

Me despierto, con el ruido de las gotas cuando tintinean en los cristales de mi habitación.

Me levanto, miro por la ventana y veo unos inmensos charcos azules.

Me visto, me aseo y desayuno mientras llueve.

Al salir de casa, llueve aún más fuerte.

Mi cara se entristece y piensa: por qué llueve.

Entro en el colegio, aún llueve.

Salgo del colegio, aún llueve.

Me dirijo a casa, mi cara se alegra y piensa: si llueve, más tarde saldrán flores.

Mientras como, la lluvia se relaja.

Por la tarde ya no llueve, chispea.

Gabriel Guerra López

LA LLUVIA.

Una lluvia caía sobre el camino al que nadie quería. Ese camino llevaba las huellas de los malos tiempos. La gente del pueblo se quedaba asombrada al verlo. A esa lluvia todos la querían por lo que había hecho. Ella solo podía pensar en que deseaban empezar una nueva vida. A esta lluvia le encantaba ayudar a los demás. Solo quería portarse bien con los demás.

                                                                                      Vanesa Hernández López.

 

Un pensamiento en “UN DIA DE LLUVIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*